Home / Ernesto Valfer / Leer Gratis Libro El año que fue martes del autor Ernesto Valfer
Leer Libro gratis El año que fue martes del autor Ernesto Valfer del genero Romántico

Leer Gratis Libro El año que fue martes del autor Ernesto Valfer

Leer Online y Descarga Gratis el libro El año que fue martes de Ernesto Valfer y del genero Romántico ,disponible en formato Epub y Pdf

El año que fue martes es una novela que trata de sentimientos, de decisiones, de aciertos, de errores, que marcan nuestra vida, lo que somos y cómo somos. Desde el presente y desde los recuerdos de los tres personajes que pueblan sus páginas, vamos viendo cómo la vida les condujo hasta donde están en el momento presente. Todos nos preguntamos alguna vez qué habría pasado si no hubiéramos hecho lo que hicimos o si hubiéramos hecho lo que no hicimos. Por dónde habría discurrido nuestra vida si hubiéramos sido más generosos o más valientes o hubiéramos vencido a nuestros prejuicios o hecho caso a nuestro corazón y no a nuestra cabeza. Juan, Laura y Andrés, en el comienzo del ocaso de sus vidas, se reencuentran de nuevo en Gijón y tienen la ocasión de repasar sus vidas, de ajustar cuentas, más cada uno consigo mismo que con los demás, y deben de nuevo, una vez más, ¿la última?, decidir por dónde desean que transcurra el resto de sus vidas.

Descargar “El año que fue martes – Ernesto Valfer” en PDF:

Descargar “El año que fue martes – Ernesto Valfer” en Epub:

Leer “El año que fue martes – Ernesto Valfer” ONLINE:

Te Puede interesar

Leer Libro gratis Pasión y diamantes del autor Kelly Hunter del genero Romántico

Leer Gratis Libro Pasión y diamantes del autor Kelly Hunter

Una joya… en su cama. Tristan Bennett era alto, atractivo y enigmático. Y Erin, joyera de profesión, no sabía si era un brillante o un diamante en bruto. Tristan disponía de una semana libre y accedió a acompañar a Erin a las minas australianas a comprar piedras preciosas. Una vez que Erin y Tristan emprendieron el viaje, la atracción que sentían el uno por el otro les traía locos. Erin sabía que eso solo le acarrearía problemas, a menos que ambos pudieran controlar su mutua pasión.

Deja un comentario