Home / Cuentos que no son cuentos (6) / Leer Gratis Libro Roma- Mil almas para el diablo del autor Yonhatan Espinosa Gómez
Leer Libro gratis Roma- Mil almas para el diablo del autor Yonhatan Espinosa Gómez del genero Terror

Leer Gratis Libro Roma- Mil almas para el diablo del autor Yonhatan Espinosa Gómez

Leer Online y Descarga Gratis el libro Roma- Mil almas para el diablo de Yonhatan Espinosa Gómez y del genero Terror ,disponible en formato Epub y Pdf

Toscana, año 217 A.C
El General Aníbal Barca ha rodeado Roma, está a punto de dar el golpe final para derrocar el imperio. Antes de atacar envía al despiadado Simón “el mata reyes” a una misión de exploración al legendario lago Trasimeno, el sitio de entrada para la invasión.
Simón advierte que es un suicidio enfrentar a los romanos. El imperio tiene más hombres y armas, ¡¡Todos serán masacrados!!
Desesperado y sin opciones decide apelar a la magia negra, su única oportunidad de salir vencedor y salvar a su gente… ¡invocar un poder oscuro y ancestral para ganar la batalla!
“Dicen que en aquel lago habita el Diablo”
¡Lo que Simón no sabe es que quien juega con el Diablo, siempre pierde!

Descargar “Roma- Mil almas para el diablo – Yonhatan Espinosa Gómez” en PDF:

Descargar “Roma- Mil almas para el diablo – Yonhatan Espinosa Gómez” en Epub:

Leer “Roma- Mil almas para el diablo – Yonhatan Espinosa Gómez” ONLINE:

Te Puede interesar

Leer Libro gratis Viajeros del tren nocturno del autor José Antonio Ávila del genero Terror

Leer Gratis Libro Viajeros del tren nocturno del autor José Antonio Ávila

Daniel Roldán no recuerda qué le ha llevado a caminar al lado de una vía de ferrocarril. Es de noche, la lluvia, la tormenta, la oscuridad le impiden comprender la exacta naturaleza de su situación. Desde una de las puertas del expreso, el señor T. Carón, revisor a cargo del convoy le invita a ocupar uno de los asientos. A su lado Marian Delgado esposa de Valentín Herguedas le sugiere que el tren que ocupan es un pasaje al infierno. El nombre del interventor, el de la estación, todo sugiere un viaje sin retorno hacia algún lugar que es mejor no mencionar. Carón, sin embargo, cae en la cuenta de que los dos viajeros que han ocupado sus asientos en último lugar no deben estar ahí. Les invita a abandonar el tren y por encima de todo les pide que recuerden, deben recordar lo que ha ocurrido y a él, al amo del tren nocturno le corresponde remediar el error que se ha producido. Ni Marian, ni Daniel deberían haber llegado a la pequeña estación, su lugar corresponde a otras personas que Carón con ayuda del maquinista debe buscar y atraer al expreso de la noche. Mientras Marian y Daniel retroceden en busca de sus recuerdos, el revisor busca a Valentín Herguedas y a Elena Astraín, son ellos los pasajeros que tienen plaza reservada. Miguel Soro Casanueva es otro de los pasajeros del vagón que en su condición de abogado reclama la revisión de su caso particular. Él, en realidad, no ha matado a Verónica, todo ha sido una lamentable confusión, T. Carón acepta repasar la historia de Soro, no tiene prisa, el tiempo no existe en sus dominios, el antes y el después son convenciones que a él no le afectan. Miguel Soro recuerda, revive en presencia del revisor su historia de amor con Verónica, los acontecimientos que llevaron a la mujer a caer desde la terraza del hotel, pero Carón no ha cometido ningún error con respecto a Soro, solo retoca la historia en lo mínimamente necesario para evitar reclamaciones. Julián Mínguez se obstina en no recordar. Cirujano prodigioso, tiene sin embargo una peculiar historia que ha enterrado en lo más profundo de su memoria y en un terreno al lado de un árbol centenario, un terreno que el alcalde quiere comprar, expropiar si hiciera falta para construir un centro comercial. Mínguez no puede permitirlo, necesita evitar que pongan al descubierto la tumba que excavó hace ya demasiados años. Tiene un plan, sabe cómo conseguir lo que se propone, lo que no sabe es que Carón también tiene su propia estrategia. Mínguez no ocupa el tren por casualidad, él mismo ha comprado el pasaje hace décadas, pero intenta retrasar lo inevitable, cree poder engañar al dueño del tren nocturno, Carón tiene otros planes.

Deja un comentario