Home / Erótico / Leer Gratis Libro Three, two, one del autor J. A. Huss
Leer Libro gratis Three

Leer Gratis Libro Three, two, one del autor J. A. Huss

Leer Online y Descarga Gratis el libro Three, two, one de J. A. Huss y del genero Erótico ,disponible en formato Epub y Pdf

UNA CHICA
Maltratada, descalza y acurrucada debajo un toldo de una librería bajo la lluvia torrencial, Blue solo sabe una cosa. Después de quince meses de cautiverio, finalmente… ella es libre.
DOS AMIGOS
Millonarios por sí solos JD y Ark no están a salvo para rescatar a nadie cuando se tropiezan con una chica mojada y temblorosa una mañana temprano de un domingo. Pero cuando vendes sexo para vivir y la salvación llama a tu puerta… respondes el llamado.
TRES ALMAS GEMELAS
Después de años de búsqueda, el amor levanta velo de la oscuridad, y tres personas, con tres muy grandes secretos, se encuentran unidas en una relación que desafía las probabilidades.
¿O lo hace?
Amor. Lujuria. Sexo.
Esta trinidad podría ser la perfección… pero no todo debería venir en 3.
ADVERTENCIA: Este es un romance no tradicional con un final no tradicional.

Descargar “Three, two, one – J. A. Huss” en PDF:

Descargar “Three, two, one – J. A. Huss” en Epub:

Leer “Three, two, one – J. A. Huss” ONLINE:

Te Puede interesar

Leer Libro gratis Gay: En pelota picada del autor Kathleen Hope del genero Erótico

Leer Gratis Libro Gay: En pelota picada del autor Kathleen Hope

Miré a mi alrededor. —¿Dónde estamos? Abe se lamió los labios y volvió a sentarse en su silla. —En El jardín del Edén. Adrian se puso a su lado y me miró directamente a los ojos. —Es un club de striptease. —Sonrió de oreja a oreja cuando vio la cara que estaba poniendo—. Supongo que no habías estado nunca en un club como este. Sacudí la cabeza para negarlo mientras miraba de aquí para allá para intentar observarlo todo. ¡Había chicos semidesnudos por todas partes! Algunos servían copas y otros bailaban frente a los clientes o con ellos. Cada empleado llevaba un disfraz personalizado. Me quedé con la boca abierta y la polla empezó a ponérseme dura al ver ante mí todos aquellos hombres lascivos. Abe me sonrió. —¿Sigues queriendo marcharte, Cam? Joder, no quería irme. No hasta que...

Deja un comentario